Vestido 120 - Burda 04/2019

Hola a todas. Ya estoy de vuelta por aquí y es que estas dos últimas semanas han sido complicadas, he tenido más exámenes que tiempo para respirar pero, por fin, vuelvo a tener un poco de calma.

Hoy os enseño la última prenda de verano que me he hecho y, si os soy sincera, es una de mis favoritas. A partir de ahora, prometo enseñaros ya sólo patrones de invierno aunque este vestido es tan bonito que vais a desear hacéroslo ahora mismo, sin importar el frío.

¿No os pasa que hay telas que en cuanto las veis se os viene un patrón a la cabeza o al revés? Pues eso me pasó a mí con este vestido. Supe que debía de hacerlo al instante de ver la tela, la combinación se me vino a la cabeza al momento. Cuando nos pasa esto, pocas veces nos equivocamos, ¿verdad?



Patrón
Es el vestido nº 120 de la revista 04/2019 y, como podéis ver en la foto de abajo, es el de la portada. Si no tenéis la revista pero os gustaría coseros el vestido, en la web de Burda podéis comprar el patrón de forma independiente.


Hacía mucho tiempo que no usaba un patrón de la revista Burda Style, ¿el motivo? Sin duda, la pereza. Siendo honestas, los patrones de las revistas son de lo más tediosos: elegir la talla, copiar el patrón, añadir el margen de costura, cortarlo... Pero con este patrón, no me importó. Me pareció tan bonito, tan de mi estilo, que no me pude resistir. Y creo que ha merecido la pena. 


Como podéis apreciar en las imágenes, el vestido es bastante sencillo aunque los detalles lo hacen diferente: el cuello, los volantes, la abotonadura, el cinturón, los ribetes... Además, la manga va incluida en el  cuerpo del patrón, lo que lo simplifica y distingue de otros patrones.


Para aquellas que os preocupe la dificultad que pueda tener, os explico: En mi opinión, no es un patrón difícil pues no hay ninguna técnica extraña o complicada que con las instrucciones, pese a ser escuetas (lo propio en las revistas de costura), no podáis entender o sobreentender.

Las dos cosas que pueden costaros más son el cuello y los volantes. ¿El motivo? Respecto al cuello porque se trata de un cuello mao y, si nunca habéis puesto uno, y en vista de lo poco que se explayan las instrucciones, os pueden resultar insuficientes. Sin embargo, lo bueno que tiene esta técnica es que siempre es igual, por lo que si tenéis un patrón con este tipo de cuello podéis seguir sus pasos sin ningún problema o, de no ser así, hace unos meses os explicaba cómo coser un cuello de este tipo con volante, podéis ayudaros de este post, omitiendo el paso del volante o no, en cualquier caso, lograréis coser un cuello mao en vuestra prenda.  


Sobre los volantes, creo que os pueden costar más, no porque sean difíciles de coser, ni mucho menos, sino porque al ser tan grandes (el del bajo mide unos 3 metros de largo) os pueden resultar algo tediosos al fruncirlos, coserlos y hacerles el bajo.  Para que os resulte más fácil, mi consejo es que hagáis el bajo antes de fruncirlos y que antes de coser los extremos, dejéis el bajo marcado con la plancha, con un hilván o, incluso, ambos. 



El resto de pasos, los podréis llevar a cabo sin ningún problema y, como habéis podido leer, los dos pasos que pueden costaros más tampoco suponen un gran problema: con el cuello podéis valeros de algún otro patrón que tenga el mismo y, de no tener ninguno, mi post os será de gran ayuda; y los volantes, simplemente os llevarán más rato que el resto. Así que ya sabéis, podéis coseros este vestido sin miedo. Además, que si os quedáis atascadas en algún paso, podéis preguntarme y os ayudaré encantada.


Tela
He usado una doble gasa rosa con topos en dorado de Ratucos. La combinación de colores me parece muy bonita. Y para los botones, me decidí por unos de madera en una tonalidad similar a la de los lunares que compré en una mercería de mi barrio. 

Lo único malo de esta tela es que transparenta un pelín y que los puntos en dorado al pasar la plancha por encima se quedan blancos, así que hay que planchar con una temperatura no muy alta y por el revés. Es por ello que si estáis pensando en usarla para alguna prenda que requiera que la planchéis por el derecho para que os quede perfecta, os recomiendo que penséis en otra tela o que vayáis con mucho cuidado, intentando no pasar por encima de los puntos, y con una temperatura suave.



Modificaciones
En cuanto a cambios en el patrón, he hecho varios: Lo primero que hice fue acortar la falda y quitarle la abotonadura, para ello no hay más que colocar el patrón en la doblez de la tela, suprimiendo la plaqueta de botones. También, alteré el cuello ya que al ser una tela tan ligera no me gustaba como iba a quedar, tenía la sensación de que no iba a quedarse en el sitio ni entretelando las dos piezas y, además, que al ser un vestido veraniego, me parece demasiado cerrado. Lo que hice fue trazar a partir del patrón una vista y después, le hice un dobladillo a 1cm que cosí al cuerpo. De esta manera, la fijé, quedando un pespunte alrededor del escote que, personalmente, me gusta; también podríais omitir esto y hacer el dobladillo únicamente en la vista si queréis pulirle el bajo, quedando un acabado más limpio y sin que se vea el pespunte.

No os preocupéis si no os ha quedado muy claro ya que tengo pensado hacer un post dedicado únicamente a esto, a trazar una vista a cualquier tipo de prenda, con esto podéis adaptar los escotes a vuestro gusto. En este vestido, por ejemplo, decidí abrirlo un poco más y hacerlo ligeramente en forma de V.

Y, por último, decidí no poner ningún ribete en el bajo de los volantes, me parece que la tela no lo requiere. Esta opción puede quedar muy bien en telas monocromáticas para darles un toque de color. Al omitirlo, no hace falta hacer una costura de carga que fije la costura de unión hacia el interior, con plancharla es suficiente. 



Conclusión
Estoy muy contenta con el resultado, creo que ha quedado muy bonito y, de hecho, no descarto hacerme otro el próximo verano aunque esta vez, manteniendo el patrón de la falda,  con el largo y la abertura originales, para que al andar se abra un poco, me parece que esto da un toque muy especial a los vestidos. 

En cuanto a la dificultad, repito: si os ayudáis de cualquier otro patrón o de mi post y vais con cuidado y con mucho cariño en los volantes, lo terminaréis sin ninguna complicación y enamoradas del resultado. Y, ya sabéis, que si os atascáis en algún paso, podéis preguntarme. 


Detalles
Ya por último, os dejo algunas fotos para que lo veáis mejor y podáis apreciar todos los detalles de los que os he hablado.












Y eso es todo por hoy. En los próximos posts tengo pensado dejaros descansar de prendas terminadas (debéis de estar ya algo cansadas) y enseñaros contenido relacionado con libros y técnicas que os ayuden a aprender y reforzar conocimientos. Además, estoy preparando un Coseconmigo que sé que os va a gustar mucho porque os pregunté si queríais que lo hiciera y la mayoría me dijisteis que sí. Si estás suscrita a la Newsletter y has leído la última ya sabes de qué prenda te estoy hablando y, de no ser así, no sé a qué esperas, te estás perdiendo toda la fiesta. Ahora, al suscribirte recibes de forma instantánea un organizador de costura anual. Y que mejor momento que ahora, casi finales de año, para organizar las prendas handmade de nuestro armario 2020. ¿Qué tienes que hacer? Dirigirte a la página principal, el boletín te aparecerá solo, así de simple. Si quieres saber más del organizador, te recomiendo que visites mi último post pues ahí te hablo de todas las fichas que incluye y cómo está pensado para que le saques el máximo partido. 


Espero que os haya resultado útil el post y que os animéis a empezar el año con un poco más de orden en lo referente a la costura. Nos vemos muy pronto por aquí y, mientras tanto, ya sabéis, ¡a seguir cosiendo!

Gema❤️

                     

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares